¿Sabías que la imagen que tienes de ti misma, es aprendida?

A lo largo de todos los años de nuestra vida hemos almacenado información adquirida en nuestros primeros núcleos sociales como familia y colegio, así como de las diferentes actividades y experiencias con el mundo material, emocional y espiritual; esta información nos ha otorgado la imagen que hoy tenemos sobre nosotras mismas y así lo hemos asumido, tanto que nos atrevemos a admitir que somos de cierta forma porque así lo sentimos e incluso así lo demostramos con nuestra conducta y actitud hacia la vida.

Pero, ¿realmente esa eres tú?, ¿te lo has preguntado?; muchas veces nos decimos a nosotras mismas frases como “no soy suficiente”, “no soy capaz”, “siempre me sale todo mal” “soy fea”, etc, y te vuelvo a preguntar, ¿realmente eres esa persona o son frases que otros te dijeron y tu asumiste como verdaderas?

Si no nos cuestionamos esto, asumiremos que este negativo auto concepto sobre nosotras mismas es una verdad y será este el que rija nuestras decisiones el resto de nuestras vidas. ¿Te gustaría modificarlo?

Sí tu respuesta es sí, te recomiendo comenzar a trabajar en algunos pasos importantes como:

  1. Atreverte a deconstruirte
  2. Abrirte a la vulnerabilidad y humildad
  3. Preguntarte, ¿qué piensas de ti?, ¿cuánto te agradas?, ¿cuánto te premias o castigas?, ¿cuánta confianza o desconfianza tienes sobre ti?
  4. Hacerte cargo de los procesos que se abrirán
  5. Aceptar que el proceso de deconstrucción no tiene límite de tiempo

El proceso de deconstrucción es el primer paso para comenzar a amarnos a nosotras mismas y para fortalecer nuestra autoestima, como columna vertebral de nuestra vida, para así, vivir enamoradas de nuestro entero SER y de la existencia y tiempo en plenitud.

Acompañemonos con amor y sostén. ¡Vamos a seguir este camino juntas!

Por Sofía Torres Gigante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *